...
Все для WEB и WordPress
WEB и WordPress новости, темы, плагины

Cómo dar el máximo placer a un hombre.

2

Tanto las mujeres como los hombres pueden obtener placer de diferentes maneras. Para elevar a tu pareja al pináculo de la felicidad, debes aprender masajes íntimos, porque son precisamente esos juegos de amor los que pueden brindar no menos placer que el sexo mismo.

No es casualidad que los habitantes de Oriente sean famosos por el arte del amor. Los métodos orientales de masaje emocionante, relajante y simplemente íntimo son muy populares.

El primer paso es ayudar a tu pareja a relajarse un poco. De antemano, en un baño con agua tibia, puede frotar la espalda, frotar el champú en el cabello con ligeros movimientos de masaje, no se olvide del cuello de su ser querido. No serán superfluos ligeros movimientos circulares en el área de todo el contorno de la cara, sienes.

Masaje fuertemente relajante de pies y manos. Puede comenzar a hacer acupresión en sus palmas, moviéndose gradualmente hacia el área de atención especial: los dedos de los pies. Durante mucho tiempo se ha creído que una mujer que chupa los dedos de los pies de un hombre lo une a ella, porque. son una de las zonas erógenas masculinas más fuertes.

Después de que el hombre alcanza el punto más alto de relajación, se puede proceder a un masaje de cuerpo completo. Para hacer esto, el hombre debe acostarse boca abajo, y ella debe sentarse y masajear lentamente el área de la espalda; también hay dos zonas erógenas fuertes del hombre (ligeramente por encima del cóccix y en el área de la omóplatos).

Lo mejor es sustituir el trabajo de las manos por besos, porque muchos "puntos masculinos" son especialmente susceptibles a los besos y caricias con la lengua. Por ejemplo, el cuello (la zona que está más cerca de la espalda) y las orejas (lóbulos, aurículas, zonas detrás de la oreja) son muy sensibles a las caricias, por lo que se produce una agradable dicha en todo el cuerpo.

Después de haber acariciado todo el cuerpo de su pareja, puede comenzar a masajear los genitales. Hay muchas terminaciones nerviosas en la cabeza del pene, por lo que es la zona erógena más importante de cualquier hombre. La mayoría del sexo más fuerte no puede resistir cuando una mujer toca su escroto y testículos. A algunos les gusta cuando una mujer aprieta sus testículos con fuerza, mientras que a otros les gusta cuando se los acaricia suavemente con la lengua. Aquí es mejor adherirse al "medio dorado": acariciar los genitales con la punta de los dedos, la lengua y los labios.

Debajo de los testículos hay otra zona erógena: el perineo, donde se encuentra la próstata. Muchos hombres obtienen verdadero placer del masaje de esta área en particular. Por cierto, la próstata está muy cerca del ano, lo que muchas mujeres intentan evitar en sus caricias. Pero en vano. Al darle placer a tu pareja en el ano, puedes lograr la eyaculación.

En un masaje íntimo, no debes guiarte solo por instrucciones, puedes expandir los límites de lo desconocido, mientras muestras tu imaginación. Por ejemplo, las caricias en el abdomen (justo debajo del ombligo), a pesar de que este lugar en sí mismo no es una zona erógena, traerán mucho placer a tu pareja. Debe buscar los puntos individuales de su hombre, porque la mayoría de los hombres se sienten amados precisamente a través del toque suave de una mujer.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More