Все для WEB и WordPress
WEB и WordPress новости, темы, плагины

Cómo ser inolvidable en la cama

9

Una mujer que quiere convertirse en una gran amante necesita aprender no solo a complacer a su pareja, sino también a recibirlo ella misma. En este caso, es necesario tener en cuenta las peculiaridades tanto de la fisiología como de la psicología de los hombres. Conocer algunos trucos también ayudará a evitar la rutina del sexo marital y hacerlo más apasionado y deseable.

De particular importancia es el comportamiento de una mujer, no solo durante el sexo, sino también antes. Si un hombre está esperando el primer paso de su pareja, tiene sentido intentar seducirlo. El estilo de seducción dependerá de la naturaleza de la pareja. Algunos hombres prefieren las caricias suaves y prolongadas y el romance, mientras que a otros les gusta que una mujer los ataque agresivamente u ofrezca hacer el amor en condiciones extremas, por ejemplo, en una rueda de la fortuna o en un lugar apartado y tranquilo en un parque de la ciudad. Mucho dependerá de la situación y el comportamiento de la mujer.

Si un hombre mismo quiere seducirte, coquetea un poco, obligándolo a buscar el consentimiento en broma, y ​​luego pasa sin problemas al sexo. Un buen amante también debe ser una buena actriz en la cama. No se trata de simular un orgasmo, sino de la capacidad de ser diferente, de representar papeles. Esto es especialmente importante si desea diversificar su vida íntima con una persona que ha sido su amante durante mucho tiempo. Pregúntale qué le gustaría, y cumple el deseo. En algunas situaciones, los elementos adicionales son apropiados: pelucas, postizos, tatuajes transferidos, etc.

Trate de no perder la confianza en usted mismo y no tenga miedo de preguntarle a su pareja qué le gustaría, y luego cumplir su deseo. Si un hombre se avergüenza de contar sus sueños secretos, comience primero. Mientras haces el amor, dale consejos, condiméntalo con elogios. Por ejemplo, puedes pedirle que te acaricie el pecho, asegurándote que realmente te gustan sus manos fuertes y suaves. Susúrrale al oído tus fantasías secretas, y tal vez tu pareja pueda superar la vergüenza y contarte las suyas.

No escondas el placer, porque es importante que un hombre sepa que está haciendo todo bien. Dulces gemidos a veces pueden excitar mucho más que las relaciones sexuales fisiológicas en sí. Al mismo tiempo, no olvides acariciar a tu pareja. El cuerpo masculino es muy sensible al afecto femenino. Acariciar la espalda baja, las nalgas, el pecho e incluso morder levemente el lóbulo de la oreja puede ser agradable. Observa la reacción de tu pareja y busca "vulnerabilidades", porque esto te ayudará a que el sexo sea realmente inolvidable.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More