...
Все для WEB и WordPress
WEB и WordPress новости, темы, плагины

¿AMOR O ADICCIÓN?

3

¿Cuál es la diferencia entre relaciones sanas y tóxicas?

En psicología, la adicción se define como una atracción obsesiva hacia alguien o algo que está fuera de control. En las relaciones entre un hombre y una mujer, la adicción se suele confundir con el amor. La atracción dolorosa y casi irresistible hacia otra persona se considera que tiene sentimientos fuertes.

Pero aquí hay una cierta sustitución de conceptos. La necesidad se toma por amor. Una persona propensa a la adicción no está acostumbrada a resolver los problemas de la vida, confiando en sí misma. En tales asuntos, se enfoca en su pareja y, por lo tanto, depende de su actitud hacia sí mismo, su estado de ánimo y aprobación. Una persona dependiente no se permite, no sabe cómo enfocarse en sí mismo y sus necesidades en la vida. Por eso empieza a controlar a la otra persona, obsesionado con controlar su comportamiento. Entiende el amor mismo como el deseo de poseer.

Gradualmente, una persona propensa a la adicción deja de cuidar sus necesidades físicas y psicológicas reales. Está en constante tensión y siente una profunda frustración, porque sus verdaderas necesidades no son satisfechas. Como regla general, una persona adicta ni siquiera conoce sus deseos, lo que realmente quiere en esta o aquella área de la vida. Y a veces ni siquiera comprende que él mismo puede y debe asumir la responsabilidad de satisfacer sus propias necesidades. Vive ignorando el autocuidado, pero lo espera de los demás. Y muchas veces cree que tiene derecho a exigirlo.

La importancia de la autoestima positiva

La habilidad que define el arte de construir relaciones sólidas es la capacidad de establecer límites saludables para su personalidad. Esto incluye la capacidad de decir "no" sin temor a que la relación se rompa de inmediato. Y la capacidad de insistir por su cuenta, sin temor a que sus deseos no tengan ninguna importancia para una pareja. La habilidad para marcar los límites depende directamente del nivel de autoestima. Hay muchos factores que influyen en la autoestima positiva. En primer lugar, la situación y los acontecimientos de la infancia, cómo se desarrolló nuestra comunicación en la familia, qué modelos de comportamiento inspiraron los padres.

¿Cómo es una relación sana?

• Las relaciones cercanas sanas implican dar y recibir por igual. La dedicación desinteresada que no exige nada a cambio es una señal de amor incondicional de los padres. Pero las relaciones sólidas entre un hombre y una mujer se construyen sobre otras bases. Si no sabes cómo dar y recibir por igual, esto sin duda te traerá problemas.

• En una relación fuerte y saludable, no existe el deseo de complacer a la pareja en todo, porque esto se hace por temor a quedarse atrás. No necesita cumplir todos los deseos de un socio en detrimento de usted mismo para ganar su favor. Para el bienestar de la pareja es importante el intercambio igualitario, cuando cada uno sabe cuidarse solo. Son relaciones en las que todos se esfuerzan por nutrir y fortalecer el vínculo.

• Las peleas, los conflictos, los malentendidos son inevitables en las relaciones sanas. No estamos hablando de una lucha constante, a veces oculta, de personajes. La conclusión es que necesitas aprender un diálogo constructivo. Los conflictos correctamente resueltos no alejan a los participantes entre sí, sino que los acercan. Si los malentendidos se resuelven adecuadamente, solo fortalecen la unión y los miembros de la pareja se convierten en verdaderos amigos. Puedes pelear, es importante no perder el respeto el uno por el otro.

• Lo principal que debe estar presente en una relación saludable es la oportunidad de discutir cualquier tema o problema que surja. Una relación satisfactoria a largo plazo se basa en un diálogo abierto y sincero en todos aquellos casos en que sea necesario para uno de los socios. Si alguien en una pareja, con algún malentendido, se cierra en sí mismo y muestra falta de voluntad para discutir el problema, se hace un daño grave a la relación. En la otra persona, tal comportamiento inevitablemente causará una tensión profunda, que será destructiva para la relación. Es sumamente importante poder discutir los temas de la agenda y tratarlos con toda la atención.

Señales de una relación tóxica

• Las relaciones tóxicas de pareja se caracterizan por manifestaciones de agresión psicológica. La pareja no muestra amor, respeto, admiración. Provoca un conflicto, puede reportar un valor bajo para él en estas relaciones.

• En una relación enfermiza, hay un ambiente de tristeza y tristeza, experiencias negativas, falta de alegría y satisfacción. Los miembros de la pareja son infelices, se sienten mal juntos. Hay muchas críticas, intentos de humillarse unos a otros.

• En tal pareja no hay planes conjuntos, intereses y aspiraciones comunes. No hay sueños comunes, así como metas que nos gustaría alcanzar juntos.

• Quiere dejar esas relaciones y, al mismo tiempo, puede ser muy difícil hacerlo, porque se ha invertido mucha energía en ellas. Es la sensación de que se ha gastado demasiado esfuerzo en reparar las relaciones lo que a menudo te hace permanecer en ellas.

• En una relación tóxica, por regla general, sólo una persona intenta cambiar algo, establecer contacto, pero el otro miembro de la pareja no toma parte de la responsabilidad. No quiere saber nada y afirma que el otro lado tiene la culpa de todo y debe cambiar.

Entonces, el signo más importante y característico de la adicción es el hecho de que la elección a favor de una pareja no es consciente. La otra persona está cerca no porque la comunicación con él sea productiva, útil, sino porque la idea de perder a un compañero provoca una sensación de pánico. La necesidad de tener una pareja cerca se vuelve decisiva, de lo contrario, existe la sensación de que la ruptura se volverá insoportable. Esta no es una elección consciente bien pensada de vivir al lado de una determinada persona, sino el miedo a estar solo y, finalmente, no poder afrontar los problemas.

En una relación sana, con alta autoestima, ambos se sienten libres. Necesariamente hay un sentimiento de que está bien emocionalmente con la persona elegida, que en esta unión hay una oportunidad de crecimiento espiritual y espiritual.

Con baja autoestima, una persona se caracteriza, ante todo, por la falta de fe en sí mismo y su capacidad para resolver problemas. Cuando no hay un sentimiento de confianza en uno mismo, hay un deseo de resolver los problemas a expensas de otra persona. Existe la falsa creencia de que sin pareja no habrá vida ni posibilidad de salir adelante. Así que hay una batalla infructuosa por las relaciones con la voluntad de pagar cualquier precio por su conservación.

Con alta autoestima, una persona comprende que puede y puede hacer mucho. Se regocija y siente satisfacción por su propia capacidad de actuar. Hay una inspiración para prestar atención a una dieta saludable, para participar en la educación física. Chatea con amigos y encuentra tiempo para tus pasatiempos. Una persona independiente valora mucho su propio tiempo libre y el de los demás, el estado de paz interior y armonía. La adicción, por el contrario, trae un sentimiento de ansiedad constante y un deseo de controlar a otra persona, porque nuestro bienestar depende de ello. Por lo tanto, la atención excesiva a las manifestaciones de otra persona es tan similar al amor. De hecho, se disfraza de adicción.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More